Ámbito geográfico

Ámbito geográfico

La zona de producción de la Denominación de Origen Protegida "Queso Ibores" comprende 35 términos municipales cacereños de las comarcas naturales de Ibores, Villuercas, La Jara y Trujillo, situadas en el noreste de Extremadura y limitando con las provincias de Toledo y Badajoz.
Esta zona presenta uno de los paisajes más variados de Extremadura, donde alternan cumbres de hasta 1.600 metros, encajados valles, bosques de alcornoques y encinas con excepcionales robledales e inmensos jarales con tierras cultivadas. La orografía de esta zona se caracteriza por dos tipos de terrenos. Por una parte se dan terrenos elevados que forman sierras paralelas, entre las que destacan las de Villuercas, la Palomera y Altamira, y, por otra, zonas de penillanura, como la comarca trujillana.
Esta región, que corresponde a la prolongación extremeña de los Montes de Toledo, divisoria de la cuencas de Tajo y Guadiana, muestra un relieve quebrado, compuesto por serranías y valles dispuestos paralelamente en dirección sudeste a noroeste, por donde discurren como principales cauces fluviales los ríos Almonte e Ibor, afluentes del Tajo, así como el Guadarranque y Ruecas, que llevan sus aguas al Guadiana.
Los suelos, de poca profundidad y escasa fertilidad, originados a partir de cuarcitas, granitos y pizarras, tan sólo permiten el cultivo en los valles y las llanuras perimetrales. Las precipitaciones, siempre por encima de los 600 l/m2 anuales en la zonas bajas, llegan hata los 1.000 - 1.200 l/m2 en la cumbres, lo que permite un aceptable desarrollo de los pastos naturales, en el que predominan las especies perennes y anuales.
Las características de la flora –compuesta fundamentalmente por bosque mediterráneo, en el que predominan la encina y el alcornoque, siendo la bellota una de las principales fuentes de alimentación en la época invernal, unido al sotobosque de jaras, tomillo, brezo, etc.– confieren a la alimentación del ganado unas características específicas que se traducen en unas adecuadas producciones lácteas y de reconocida calidad.

Características de la zona
Aldeacentenera, Aldea de Trujillo, Alía, Berzocana, Bohonal de Ibor, Cabañas del Castillo, Campillo de Deleitosa, Cañamero, Carrascalejo, Casas de Miravete, Castañar de Ibor, Conquista de la Sierra, Deleitosa, Fresnedoso de Ibor, Garciaz, Garvin, Guadalupe, Herguijuela, Higuera, Jaraicejo, Logrosán, Madroñera, Mesas, Navalvillar de Ibor, Navatrasierra, Navezuelas, Peraleda de San Román, Robledollano, Romangordo, Torrecilla de la Tiesa, Trujillo, Valdecañas del Tajo, Valdelacasa de Tajo, Villar del Pedroso y Zorita.
Terrenos elevados formando sierras paralelas orientadas en dirección sureste a noroeste. Son las sierras de Deleitosa, Villuercas, Palomera, Valdelacasa y limitando con la provincia de Toledo la Sierra de Altamira, con crestas de cuarcitas armoricanas y pizarras; y zonas de penillanura con terrenos precámbricos, apareciendo también grandes superficies de rocas ígnea.
Suelos: Se dan los siguientes tipos de suelo:
- Arcillosos, de color rojo cobrizo y con piedra abundante.
- Berrocales graníticos.
- Arenosos.
- Esquisto-pizarroso
El paisaje es principalmente de tipo mediterráneo: con predominio de la dehesa en la llanura; alisedas, choperas y saucedas en los ríos y gargantas y bosque de montaña. La dehesa no solo está conformada a base de encinas y herbáceas; sino que, dependiendo de los suelos y humedad, completa su botánica con robles, alcornoques, castaños y matorrales de jara, brezo, escobas, cantueso y tomillo, con pastos poco abundantes pero de una enorme calidad.
Comarca Ibores

La comarca natural de Ibores situada en el sureste de la provincia de Cáceres, se caracteriza por ser una zona montañosa, de terrenos quebrados y de difícil acceso, donde el ganado caprino por su rusticidad fue capaz de adaptarse a las duras condiciones de pastoreo, y constituyó la base fundamental de la economía de la comarca.

Queserías
Queseria
Queseria
Queseria
Queseria
Queseria
Queseria